Abril 2008

Olla hirviendoCelebrar la fiesta de nuestro Patrono y paisano San Juan de Ávila es recordar a un hijo de Almodóvar que tuvo un estilo de pensamiento y de vida diferente y especial.

Lo más fácil  es dejarse llevar por lo que “todo el mundo” piensa y hace: ser uno más entre los humanos. Eso es fácil, pero indica poca personalidad y, sobre todo,  una tremenda falta de originalidad.

San Juan de ÁvilaDe cuan gran ceguedad es por los bienes temporales perder los eternos

La  paz  de  nuestro  Señor  Jesucristo  sea  siempre  con vuestra merced.

Una  carta  recibí  los  días  pasados  hecha  en  Sevilla ; y aunque  con  ella  holgué  mucho, más  me  holgara en hallarme allá, para gozar, señor, de vuestra conversación, que tantos días había deseado…

Mucho, señor, querría que el humo de estas cosas perecederas no cegase nuestros corazones para impedirnos la vista de las eternas.

PrimaveraComo todos los años, la primavera vuelve, lloviendo, soleada, con más flores, con menos flores, como sea, pero vuelve.

Los animales dejan de invernar y crían a sus cachorros.

Todo vuelve a la vida, el campo florece, y todo vuelve a la normalidad, aunque llueva de vez en cuando, como dice el refrán: “en abril, aguas mil”, porque esta bendita lluvia riega todo el campo y es el mejor regalo caído del cielo.

ImageSeñor, te he consagrado en alimento

horneado en el seno de María.

Me has concedido hacerte. Eucaristía.

Conmigo Tú, mi Dios, como Tú siento.

 

Miguel Ángel Solís,  Tomás Villajos, Pascual Solís y Ricardo Gallén Recogiendo y aceptando la invitación de D. Tomás, de continuar con la página musical que hacía mi padre con tanta ilusión y cariño, os escribiré desde la distancia, pero a la vez, sintiéndoos muy cerca.

Si me permitís, mi primera participación en nuestro periódico parroquial, estará enfocada, en memoria a alguien que significó mucho en la historia musical de Almodóvar del Campo; hablar de música en Almodóvar del Campo, es hablar de D. PASCUAL SOLIS REDONDO.

Teología de la vocaciónLa nueva cultura vocacional se fundamenta en una renovada teología de la vocación, que nos hace comprender el sentido de la vida humana en relación al misterio de Dios. Toda vocación cristiana es una llamada al amor en la entrega de sí mismo; como don en la Iglesia para el mundo.

El Padre Arrupe
Desde hace más de 30 años he estado siguiendo los escritos del Padre Arrupe sobre Espiritualidad y Vida Consagrada. Ahora que estamos celebrando el Centenario de su Nacimiento me parece interesante evocar su figura y su carismática personalidad, como uno de los Padres de la Iglesia de nuestros días.

El niño que quería nacerÉrase una vez un niño que quería nacer, quiso hablar con Dios y contarle en la situación en que se encontraba, y le dijo a Dios:

Dios, ¿puedo hablar contigo? Tengo un problema muy grande, mi mamá está muy triste últimamente, siempre está llorando y yo creo que esta tristeza se le quitaría si no hiciera lo que quiere hacer. Tú que eres poderoso y tienes la fuerza del mundo, ayuda a mi mamá para que sepa tomar la decisión más importante de su vida.

Señor: ¡Haz algo para que yo nazca! He oído a mi mamá llorar y decir que no podía más; no quiere que yo nazca; también dijo una palabra que yo no comprendo, dijo que quería  abortar, o algo así.

Somos relojesCuántas veces no habremos sentido que un momento, un único momento bien podría durar eternamente. Una alegría, un feliz acontecimiento, una emoción...sin embargo, pasa fugaz, devolviéndonos a la realidad, a un acontecer dónde la vida no se detiene ni ante lo bueno ni, afortunadamente, ante lo malo.
Hace tiempo leí un cuento de Giovanni Papini titulado “El reloj parado a las siete”. Realmente me pareció encantador, no sólo por la forma en que estaba narrado sino también por lo reveladoras que pueden ser algunas cosas con sólo detenerse a observarlas. El autor decía así:

San Juan de Ávila Los cargos públicos sólo con desearlos no son dignos de merecerlos”

(S. Juan de Ávila)


          I

 A Catalina


Querías ser madre, y Dios
no te concedía el privilegio,
Catalina, tu fe  profunda,

ImageEs reconfortante ver y oír a tantas almas gritando al unísono: “PAZ”. Sí, porque el que así grita, es que ama la vida por encima de cualquier otra razón.

Porque en sus principios no cabe el suprimir vida humana alguna.

Porque un pacífico pone siempre la conservación de la vida por delante de la muerte.

Poster de la película "Bella", protagonizada por Eduardo Verástegui Mucho se ha hablado en estos meses del estreno en América de Bella, una película mejicano-americana de Alejandro Gómez Monteverde que ha triunfado en el Festival de Toronto y que transmite una mirada cristiana sobre los dramas de la vida. La produce una compañía que se llama Metanoia Films y la protagoniza un famoso artista mexicano, Eduardo Verástegui. Es interesante conocer la historia de este intérprete.
“Con el Concilio Vaticano II se nos ha ofrecido una brújula segura para orientarnos en el camino del siglo que comienza”

                                                            “¡No tengáis miedo ¡”
                                                                                   (Juan Pablo II)