Noviembre 2012

Recibiendo al SeñorCon el tiempo de adviento que acabamos de estrenar, nos introducimos en un nuevo año litúrgico en el iremos contemplado los misterios de la vida de Cristo, para continuar configurando los tiempos nuestra vida con Él.

Cada tiempo litúrgico es un paso más hacia nuestra incorporación total en la Pascua del Señor. Esta es la perspectiva inicial que nos brinda la Palabra de Dios durante las primeras semanas del adviento, dando continuidad a la que nos ofrecían los últimos días del mes de noviembre: estar preparados para el momento en que el mundo recibirá la última venida del Señor.

Para dártelo a ti, lo pone María en el pesebre"Reina mía, ¿por qué ponéis a vuestro Hijo en el pesebre? Ya sé por qué lo hizo El. Deseo saber por qué lo hiciste vos…En los brazos de su Madre más resplandece y más hermosea a su Madre que el cielo ni la tierra ni que las estrellas.

¡Bienaventurados ojos que os merecieron ver! Una cosa muy linda: la Virgen y el Niño con ella, a su cuello; una Luna vestida con un Sol. No hay cosa más hermosa de ver. Rogad a la Virgen que os dé ojos para saberla mirar. Cuando yo veo a una imagen con un Niño en los brazos, pienso que he visto todas las cosas…

Carta de María, dirigida a todos sus hijosOs estáis preparando, hijos míos, para celebrar, un año más, aquel acontecimiento dichoso que iluminó la noche del mundo — ¡feliz alumbramiento!— y cambió definitivamente la historia. Fue el nacimiento del "Sol", cuando las noches empiezan a ser más cortas; y desde entonces los días no han hecho más que crecer.

Simbiosis misteriosa

Vida de la Virgen María Inmaculada :: Vivían en Jerusalén unos esposos: Joaquín y Ana; iban envejeciendo y no tenían hijos; pero, después de rezar varios años, tuvieron una hija a quien llamaron María, que significa Reina y Estrella del mar; ella era hermosa e inmaculada, concebida sin pecado original.

El día ocho de Diciembre celebraremos la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

A los tres años la llevaron al templo sus padres para ser presentada y entregarla del todo al Señor.

Despiértame, SeñorSeñor, ¿cuándo vas a llegar?
¿Al atardecer?, ¿a medianoche?, ¿al amanecer?
A punto de llegar, Señor, y yo… ¡con estos pelos!
y, lo que es peor, con este corazón!

NavidadLas puertas del amor

La Puerta del Amor,
enteramente abierta;
Dios empequeñecido,     
nuestro «diosito»
pasó por ella;
 pequeño y pobre, Dios,
¡el hombre grande y rico!

Si amas a DiosSi amas a Dios,
en ninguna parte has de sentirte extranjero,
porque Él estará en todas las regiones,
en lo más dulce de todos los paisajes,
en el límite indeciso de todos los horizontes.

Si amas a Dios,
en ninguna parte estarás triste,
porque, a pesar de la diaria trageria,
Él llena de júbilo el Universo.

Más artículos...

Pág. 1 de 2

Inicio
Prev
1