Noviembre 2013

Seremos lo que hayamos amadoNoviembre es un mes para mirar al cielo con los ojos del corazón iluminados por la luz de la fe. Es un mes para contemplar que la finalidad del ser humano es participar enteramente de la resurrección de Cristo. En segundo lugar, para hacer memoria de todos los que ya han llegado al cielo. Y, por último, para venerar a todos los que sabemos que son santos. Sin embargo, estas tres dimensiones contemplativas son para que no nos evadamos de la realidad cotidiana, sino para que nos comprometamos con ella en dirección adecuada. Y es que la persona que no sabe a dónde va se convierte en un náufrago de la existencia. Al contrario, quien conoce cuál es la meta de la vida, elige los principios que deben guiar sus criterios y elecciones con la fuerza de una esperanza indestructible.

Encuentro Sacerdotal en Almodóvar del Campo :: Nuestro Año Jubilar está trascurriendo mediante el desarrollo de dos líneas de fuerza: la acogida de centenares de peregrinaciones, y realización de diversas celebraciones en honor de san Juan de Ávila.

Pero entre las citas más significativas de nos aguardaban, el día 7 de octubre aparecía marcado en color rojo, por cumplirse el primer aniversario de la proclamación de san Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia.

Para esta jomada el calendario jubilar tenía reservada una celebración sin parangón: los seis obispos de Castilla la Mancha y el clero de la región estaban invitados a venir hasta la tierra natal del nuevo Doctor de la Iglesia, para celebrar su aniversario junto a la comunidad parroquial de Almodóvar de Campo.

El hombre buscador de un sentido absoluto a la vidaUna de las cosas principales que el hombre busca en su historia es encontrar un sentido a su vida. La angustia existencial de la persona consiste en no encontrarlo.

Hay quien quiere descubrir el sentido de la vida en el dinero, en el sexo, la droga, el poder…; pero todo eso no le da una respuesta total y definitiva a su búsqueda íntima.

La persona humana es un ser, por constitución, abierto y buscador de Infinitud, de Dios; viene de Dios, está viniendo, porque la existencia es un continuo recibir el ser y está abierto a Dios.

Día de todos los Santos y día de todos los difuntos (1 y 2 de noviembre)El Día de todos los Santos es una fiesta para acordarnos de todas las personas que han sido santos y santos. Los que están en los altares y lo que no están, pero están en el cielo.

El Papa Urbano IV puso este día de fiesta para acordarnos de ellos; de todos, porque son muchos los santos y santas que no conocemos y que están en el cielo muy cerquita de Dios.

¿Será alguno de mi familia?

Abecedario para alcanzar la santidadÉl nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor (Ef 1,4]

Amiga/o, no te conformes con cumplir el expediente, con el aprobado raspado, con "fichar" y a otra cosa...Aspira al sobresaliente, a la felicidad auténtica, al Amor con mayúsculas...

Amiga/o, este abecedario está pensado para ti... ¡Adelante!

Johannes BrahmsJohannes Brahms nació el 7 de mayo de 1833 en Hamburgo; fue un pianista y compositor alemán del Romanticismo aunque se le puede considerar postromántico.

Su padre tocaba el contrabajo siendo él quien le dio sus primeras lecciones de música; comenzó a estudiar piano con siete años y pronto fue un gran pianista por lo que ayudó a su familia con el dinero que ganaba dando clases o tocando el piano en cafés o burdeles del puerto (esto lo dejó marcado psíquicamente) ya que su familia era muy pobre; (un empresario le ofreció la oportunidad de ganar dinero haciendo giras por América, pero sus padres se negaron).

Mártires y caídosHay muchos autores que a la Guerra Civil del 36 la llaman "Incivil" porque fue un absurdo, por la crueldad y por el número excesivo de muertos que se llevó por delante. Hubo muchos caídos. Familias que perdieron a los padres, hijos, hermanos… ¡Cuantos desastres, heridas y miserias traen todas las guerras!

Hubo un grupo de muertos, algunos estudiosos señalan unos 10.000, que fuera del campo de batalla, murieron por su fe, porque creían en Dios y frecuentaban la iglesia, porque seguían los pasos del Evangelio. Los persiguieron, los torturaron y estuvieron firmes en su fe hasta el punto que dieron su vida. Pero lo más impresionante es que toda esta gente murió perdonando. Esto fue heroico porque en muchos caso la tortura fu indecible: amputación de miembros, malos tratos, palabras agresivas, gestos amenazadores… No me digan que no merecen un reconocimiento todas estas personas. No se conoce ningún testimonio que insultara a los verdugos. Todo lo contrario murieron perdonando.

Más artículos...

Pág. 1 de 2

Inicio
Prev
1