Octubre 2014

Un nuevo caminarEl mes de octubre ha comenzado y, con él, el nuevo curso pastoral. Después de las vacaciones y de las fiestas, este mes nos abre un nuevo camino bendecido por el aniversario de la proclamación de san Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia universal.

Con él, nos introducimos en una nueva etapa caracterizada por la vivencia de la fe en lo ordinario. Y es que la santidad de vida se forja fundamentalmente en lo cotidiano, en las cosas pequeñas; poniendo amor y fe en lo diario, y descubriendo que toda la realidad es medio divino: lugar para descubrir a Dios y quererle.

El don de la feAl celebrar el segundo aniversario de la declaración de Doctor de nuestro paisano y Patrón Juan de Ávila, ofrecemos escritos suyos para nuestra reflexión y aprovechamiento espiritual.

Es tema de la fe es la vida fundamental de cada cristiano. Es un don de Dios, por el que vemos y pensamos nuestra existencia, con todos sus avatares, con unos ojos nuevos, los de la fe.

Mis vacaciones misionerasEste año decidimos ir de vacaciones a África: maravillosa tierra, maravillosa gente.

Allí hice muchos amigos, con alguna diferencia, yo era el niño blanco.

Jugábamos todos los días desde que salía el sol hasta que se ponía, en esos inolvidables atardeceres.

Plegaria al comenzar el curso

¡Sé bienvenido, Señor!Señor, al iniciar este nuevo curso nos reunimos (padres, profesores, alumnos…) en torno a Ti

Y, convencidos de que Tú te encuentras a nuestro lado, alzamos nuestras voces y unimos nuestros corazones:

Maestro bueno, dota a nuestra escuela de tus ojos: que tu mirada ilumine y guíe nuestro caminar para que nadie se sienta perdido o solo,

El compañero idealAl comenzar una nueva etapa, ya sea escolar o catequética, todos deseamos encontrarnos con el compañero perfecto… Unos a "su media naranja", otros al "empollón" que nos ayuda a sacar adelante los exámenes, otros al amigo que siempre está pendiente de lo que nos pasa, otros a la persona que sabe sacar lo mejor de nosotros mismos… En definitiva, al compañero 10, al compañero ejemplar.

Pues bien, amiga, amigo, te presento a ese compañero de pupitre y de recreo, de convivencias y de botellón, de los buenos y de los malos momentos.

Decálogo de la serenidad1. Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.

2. Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto: cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mí mismo.

3. Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en este también.

Coplas por la muerte de su padreInvocación:

Dejo las invocaciones
de los famosos poetas
y oradores;
no curo de sus ficciones,
que traen yerbas secretas
sus sabores.
A Aquel sólo me encomiendo,
Aquel sólo invoco yo
de verdad,
que, en este mundo viviendo,
el mundo no conoció
su deidad.

Más artículos...

Pág. 1 de 2

Inicio
Prev
1