Noviembre 2007

ImageEl domingo 2 de Diciembre empieza  Adviento. Cada año, la Iglesia renueva el anuncio a todos los pueblos y lo resume en estas palabras “Dios viene” ; y  nos invita a  cada uno a orar con toda nuestra vida y con todas las fuerzas: “Ven, Señor, Jesús”.

    Dios  quiere  hospedarse con nosotros y visitar los rincones de nuestra casa personal; quiere vivir en medio de nosotros. Y viene  para hacernos más libres, más humanos, más divinos.

    En medio de un mundo que busca tantas cosas, que proyecta y desarrolla, que hace tantas ofertas, la Iglesia anuncia la Realidad más real, la Dicha que  da sentido total a nuestra existencia.

ImageEl día 1º de Diciembre empieza el tiempo del Adviento. Para un buen creyente es uno de los “tiempos fuertes” de su vida espiritual.

    “El reino de Dios está cerca”. La Buena Noticia que anunciaba Jesús era ésta. Dios está cerca, junto a nosotros. El Señor viene y llama  la puerta de nuestra vida. Cada día y cada Adviento ésta es la gran noticia, siempre nueva, para nosotros.

    Podría suceder que celebráramos la Navidad y que Dios no entrara en la casa de nuestros corazones. Podría acontecer, como en Belén, donde no hubo “posada” para Dios que se hacía uno más entre los hombres.

Image Adviento:

    El domingo 2 de Diciembre empieza este año el Adviento, que significa “espera, venida, llegada”. Por eso, es un tiempo de preparación para  la fiesta del Nacimiento de Jesús, para la Navidad.

    El Adviento dura cuatro semanas y se celebra durante los cuatro domingos anteriores a la Navidad, que es el 24 de Diciembre. Durante este tiempo los cristianos nos preparamos para celebrar la venida de Jesús por medio de la oración, el sacrificio y la generosidad.

    Procuramos ser mejores para recibir a Jesús; por eso cada uno de estos días hacemos algo bueno por los demás.

 

Es mujer del silencio y de la escucha,

es Virgen vigilante de esperanza,

dócil siempre al Espíritu de Dios,

escucha sus palabras y las guarda.

Y la Palabra se hace entraña en ella,

se enamora y se llena de Palabra.

¡Qué bien negoció  con Dios María,

Ella ganó divinidad casi por nada!

 

El mundo y sus injusticias:
Ven, Señor Jesús.
El mundo y sus violencias:
Ven, Señor Jesús.
El mundo y sus pasiones:
Ven, Señor Jesús.
El mundo y sus engaños:
Ven, Señor Jesús.
El mundo y sus sufrimientos:
Ven, Señor Jesús.

Ven, Señor Jesús,
salva al mundo de sus demonios
y cura sus heridas mortales.

Más artículos...

Pág. 1 de 3

Inicio
Prev
1