ImageSeñor, te he consagrado en alimento

horneado en el seno de María.

Me has concedido hacerte. Eucaristía.

Conmigo Tú, mi Dios, como Tú siento.

 

Al respirar te va a llevar mi aliento

por todos los alientos de este día.

Seré apóstol, por Ti, de la alegría

de que lo humano está en tu pensamiento.

 

Tenerte lo inventaste para darte

y darme la ocasión de disponerme

a mostrarte presente en cualquier parte.


En el vino y el pan es en Ti yerme,

ver que en la Eucaristía te haces arte

de cómo poseerte y poseerme,


y ver que soy pasión resucitada,

siendo tan todo en Ti, aun siendo nada.