ColoresMes de Junio en la pequeña Nazaret. El fin de curso se acerca y las temidas notas también. María lleva un tiempo un tanto inquieta. Jesús desde que empezó la ESO ha cambiado. De hecho la última vez que fue a hablar con los profesores salió muy preocupada. El claustro no entiende muchas de las cosas que hace y dice. Unos lo achacan a la edad, otros que necesita atención psicológica y María... la pobre María no sabe qué hacer. Ella que acostumbra a guardar y a meditar  las cosas de su hijo en lo más profundo de su corazón, teme que con las notas de este año no pueda hacer lo mismo, y José se entere y  se enfade de verdad...

CIENCIAS DE LA NATURALEZA: Únicamente presta atención cuando entra en contacto directo con la Naturaleza. Le encanta las salidas al campo. Es entonces cuando se transforma, le interesa todo: las semillas, el tiempo de cosecha, la vendimia, los animales, los árboles y sus diferentes frutos... En cuanto al laboratorio, tiene ciertas manías que esperemos desaparezcan con el tiempo, y es que se pasa la hora transformando líquidos.

CIENCIAS SOCIALES: ¿Acaso se le queda pequeña Palestina? Si el próximo curso sigue presentando los mapamundis a su manera, es decir, señalando a derecha e izquierda, arriba y abajo otras tierras que no se le pide, me veré en la obligación de suspenderle.

EDUCACIÓN FÍSICA: Como les dije el curso pasado, su hijo podría presentarse a las pruebas anuales de atletismo que se celebran en Jerusalén. Es una pena que no lo intente. Con un poco de esfuerzo y, eso sí, no dejando que sus compañeros lleguen antes que él a la meta, podría llegar muy lejos.

EDUCACIÓN PLÁSTICA Y VISUAL: Si pusiera tanto interés en estudiar la materia como en dibujar graffitis, le iría mucho mejor. Además como ya les dije en la evaluación anterior, los mensajes que contienen sus dibujos son un tanto revolucionarios y podrían causarle más de un problema.

IDIOMA EXTRANJERO: Me gustaría hablar con ustedes lo antes posible. La situación se ha hecho insostenible. Sigue afirmando que existe un idioma, en concreto el lenguaje del amor, que es universal y debería darse en todas los centros de enseñanza como materia obligatoria.

LENGUA: Tiene una gran facilidad para expresarse en público. De hecho, sus compañeros siempre le eligen a él para exponer las quejas al director, pues explica todo de una manera muy didáctica, siempre poniendo ejemplos de la vida cotidiana.

MATEMÁTICAS: Es francamente bueno. Eso sí, en Primaria, debió tener un profesor que le enseñó a base de bien a multiplicar. Lo multiplica todo, ya sea una ecuación, una derivada, una raíz cuadrada... hasta el bocadillo del recreo lo multiplica con sus compañeros.

MÚSICA: El suspenso no se debe a su escaso conocimiento en la materia. Como ya hablamos, el día del examen prestó su flauta a otro compañero, alegando que el otro necesitaba aprobar la asignatura para entrar en el conservatorio y él... bueno, podría recuperarla en Septiembre.

TECNOLOGÍA: Desde que Jesús ingresó en este colegio ha mejorado notablemente el rendimiento de toda la clase. Tiene que acostumbrarse a realizar únicamente sus trabajos y no hacer el de todos sus compañeros. Me gustaría conocer a su padre y el taller que tiene, pues el niño no hace otra cosa que hablar maravillas.

RELIGIÓN: Siempre quiere saber más, como si quisiera adelantar o explicar los acontecimientos. Habla mucho de un Padre que... en fin, si no se centra en el estudio de los profetas, el próximo curso, muy a mi pesar, deberá elegir Estudio, en lugar de mi asignatura.

OPTATIVA: ¡Nos vuelve loco! Un mes en refuerzo de Matemáticas, otro mes en Lengua y así sucesivamente. Ciertamente no lo necesita, pero le encanta echar una mano a sus compañeros... Ah por cierto, en la última encuesta que hizo el centro para elegir nuevas optativas, su hijo apuntó varias un tanto  extrañas: “Opción por los últimos” “Opción por las cosas del Padre” “Opción por los pecadores”...

¡Hagan el favor de hablar con él!

¡Feliz Verano!