Don Ramón Montesinos “Cuando la distancia separa a las personas, la música puede mantenerlas unidas. Escucha una canción o interpreta una melodía y piensa en los buenos tiempos pasados compartiendo la música con tus amigos. Es posible así, que llegues a sentirte tan cerca de ellos como el siguiente compás”

El pasado día tres de Febrero falleció en Ciudad  Real D. Ramón Montesinos, el que fuera durante tantos años director de nuestra  Banda Municipal de música. Por tal motivo quiero hacer desde estas líneas un pequeño homenaje a la persona que tantos años estuvo entre nosotros, pero que muy poca gente le conocía.

D. Ramón era una persona muy creyente, se sabía la Biblia de memoria. Sentía especial cariño por San Pablo, raro era el ensayo que no sacara a relucir alguna cita de sus escritos. Era un hombre bueno,  y solía hacer con frecuencia obras de caridad pero siempre en secreto.

Muchas vivencias musicales y personales  podría contar de D. Ramón, ya que han sido muchos los años que hemos compartido juntos. Pero me limitaré a recordar algunos datos y anécdotas, en los cuales queden reflejados la figura de este hombre que fue mi maestro, y el de muchos de los que hoy  amamos la música.

Don Ramón Montesinos Navarro, nace en Valencia capital. Allí empieza a estudiar música desde niño. Es en el  conservatorio de Valencia donde cursa todos los estudios, que en aquel entonces se necesitaba para ser director; solfeo, armonía, composición, contrapunto, fuga, historia de la música, estética, orquestación y dirección de orquesta.

El primer destino que tuvo como director de banda fue Caudete, un pueblo de Valencia, donde conoció a su mujer. Posteriormente estuvo ocho años en la provincia de Murcia hasta que finalmente en el año 1962 llega a Almodóvar, para hacerse cargo de la Banda Municipal de Música.

Este mismo año ingresa por oposición en el Cuerpo Nacional de Directores de Bandas de música, (hoy desaparecido). En dicha oposición  se sacaron setenta plazas para ochocientos aspirantes. D. Ramón, fue el número seis.

Los que nos hemos rozado con este maestro, sabemos que era una persona de una gran calidad humana y un gran músico.

De su escuela se han forjado dos generaciones de músicos hoy en activo. Algunos aficionados y otros buenos profesionales.

Cientos de jóvenes han aprendido música con este maestro,  la mayoría son hombres que residen fuera, ya que coincidió su labor en Almodóvar en los años en que los jóvenes buscaban el porvenir fuera de nuestro pueblo, y cuando ya habían aprendido se marchaban a otros lugares a trabajar.

Mucha gente no sabe de la facilidad que tenia  D. Ramón de componer, así lo demuestra en sus muchas obras y composiciones dedicadas a nuestro pueblo.

No creo que exista ningún músico que haya escrito tantas obras al pueblo de Almodóvar, cito algunas:

  • DAVISIN pasodoble marcha, fue la primera obra que compuso en Almodóvar.
  • EL CRISTO DE LA CARIDAD, marcha de procesión dedicada a la hermandad del Cristo cuando se fundó la cofradía.
  • CARACOLA pasodoble dedicado a Carlos Baos, por un premio ganado en un certamen de poesía.
  • BRUNOSKI pasodoble marcha, dedicado a uno de los componentes de la banda.
  • ALMODÓVAR EN FIESTAS diana para nuestro pueblo.
  • JÓVENES DE CRUZ ROJA himno, compuesto para la asamblea de Almodóvar.
  • ALMODOVAR FERIA DEL TORO. Pasodoble torero, compuesto por encargo del Ayuntamiento.
  • THIRTY YEARS OLD. Pasacalle dedicado a la Banda al cumplir 30 años de director.

Dos generaciones de músicos: Padres e hijos con Don Ramón He conocido a personas que han escuchado alguna de estas obras y se han admirado de la belleza de sus melodías, y sobre todo de los bonitos contracantos de tenores y bombardinos, los cuales él escribía con una facilidad asombrosa.

En alguna ocasión le preguntamos que por qué no editaba alguna obra; a lo que respondió que él escribía para su banda y sus músicos, por este motivo muchas composiciones y arreglos musicales solo viven en el recuerdo de los que tuvimos la suerte de vivirlas con él.

Recuerdo el tiempo en que unos cuantos músicos, hicimos la murga de carnaval  “los Chambras”. Le encargábamos que nos hiciera partituras de alguna canción, le dábamos una cinta y, conforme la iba escuchando, iba escribiendo la melodía sobre la marcha, y en un rato de su propia cosecha le acoplaba un contracanto y acompañamiento.

Pero creo que el merito de D. Ramón junto con un grupo de músicos, fue el de mantener la banda durante tantos años difíciles.   Fueron épocas con muchas vicisitudes y problemas que no vienen a cuento recordar. Él decía que el problema de la banda era, que el pueblo no la sentía como suya.

D. Ramón nos comentaba que necesitaba escuchar varias horas de música diariamente ya que esto era una de las cosas que le motivaban para vivir.

También comentaba, que el escuchar música  cultivaba el espíritu y ayuda a la persona a ser mejor.
   
Bastantes más anécdotas podría decir y mas composiciones y arreglos musicales  podría citar, porque casi cuarenta años dan para mucho, pero a él le gustaba permanecer en el anonimato, por eso  creo que debo  respetar lo que él siempre quiso.

Quiero tener una mención especial también para su Señora Carmen, fallecida muy joven,  un hecho que marco para siempre la vida del maestro. Y un recuerdo muy especial para D. Ramón que estará participando junto a Dios de la Gran melodía  de la eternidad.

Eduardo  Cervera
(discípulo y amigo del maestro.)