Octubre 2011

La muerte y la vidaEn el mes de Noviembre la Iglesia, los creyentes conmemoramos la Fiesta de todos los  Santos y recordamos y rezamos por los difuntos, que partieron para la casa del Padre.

Celebramos la muerte de nuestros seres queridos, desde la fe en Cristo-nuestro Hermano- resucitado. Y, desde esa vivencia, el recuerdo nostálgico y triste se convierte en esperanza gozosa, al sentirlos, desde la fe, vivos ante el Señor.

Decía Gandhi: “Si la muerte no fuera el preludio a otra vida, la vida presente sería una burla cruel”.

La vida, camino para la muerte1.- La vida, camino para la muerte

No penséis que perdéis algo en perder este mundo; que lo más lucido de él es oscuro, y lo más alto es de muy poco valor, y lo que más florido parece se pasa como un vapor breve y se marchita como flaco heno ( Hech 4,15; Salm. 101,12).

Poneos al fin de vuestra vida, y veréis cuan gravemente yerran los que ponen su amor en cosa tan caduca e inestable, que corre más que correo.

¿Qué desatino mayor que, viendo que todos vamos de camino para la muerte, pararnos a reír y jugar como si fuésemos a la vida?

Noviembre, mes de los Santos y DifuntosA finales de octubre mucha gente empieza a visitar el cementerio para limpiar y preparar la tumba donde están enterrados sus seres queridos, porque llega el día de los santos y hay que llevar flores.

El día uno de noviembre celebramos el día de todos los santos del cielo, a muchos no los conocemos, porque hay muchas personas que dedicaron su vida a hacer mucho bien y seguramente también serán santos.

El día dos de noviembre es el día de difuntos, en el cementerio se celebra una misa para que asistan todos los familiares que quieran.

Luz del corazónLectura orante del texto bíblico:

Las jóvenes previsoras y las descuidadas (Mat. 25,1-13)

Me tenías que haber visto. Señor. ¡Con qué alegría he salido a tu encuentro!
Allí, por donde pasaba, todo eran cuchicheos...
    ¡Qué feliz se le ve! ¿Con quién habrá quedado?
    ¡No hay ninguna duda: está enamorado!...

La Santidad, vocación del creyente“Yo aunque mozo, bien sé, por la comunicación que he tenido con cristianos, que la santidad consiste en la caridad, humildad, fe, obediencia y pobreza”

(Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha).

En estos últimos años la santidad ha pasado a ser una realidad en boca de todos, especialmente a partir del documento “Novo Millennio Ineunte”.

Alejandro MagnoEncontrándose al borde de la muerte, Alejandro Magno 356-323 a. C), conquistador del Imperio persa, convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:

1 - Que su ataúd fuese transportado por los médicos de la época.

2 - Que fueran esparcidos por el camino hasta su tumba los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas... ), y...

3 - Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, a la vista de todos.

Ludwig Van BeethovenBeethoven nació en Bönn el 16 de Diciembre de 1770.

Fue un niño prodigio, cuyo padre (músico de la corte) tenía la ilusión de que su hijo igualara y superara al gran Mozart.
Para ello, lo sometió a una dura disciplina llegando a conseguir de su hijo que estudiara piano, órgano, clarinete y violín, sin dejar tiempo para que su hijo se relacionara con otros niños (no iba a clase para seguir estudiando música en su casa).

El 26 de Marzo de 1778 cuando tenía siete años, Beethoven realizó su primera actuación en público en Colonia, (un dato curioso fue que su padre dijo que tenía seis años, para destacar las impresionantes cualidades de su hijo).

Más artículos...

Pág. 1 de 2

Inicio
Prev
1