Abril 2013

Lo sustancial que hay en tiEnfrascada en una de esas pausas reflexivas tras sentir mis fibras un tanto trastocadas, recabé en una hoja escrita que tengo bien visible en una pared de mi habitación.

Esa hoja contiene una serie de frases que me recuerdan cuando lo necesito ciertas pautas por las que regirme en la vida; pueden no ser dogmas de fe, o puede que sí lo sean, al menos para mí, pero de alguna manera, cuando las necesitas, aparecen ante ti para que las leas y te digas a ti misma: ¡ caramba¡… ¡Qué oportuno¡.

Un año con San Juan de Ávila. La Carta 56Nos encontramos con unas mujeres devotas -que se confiesan con San Juan de Ávila-que no entienden cómo Dios permite ciertos acontecimientos, enfermedades y trabajos.

No saben cómo obrar con las personas que gozan con el mal de los demás y todo lo critican.

San Juan de Avila les contesta con una carta extensa...

La luzSabemos valorar la luz cuando salimos de la oscuridad, mientras contamos con ella, nos parece algo tan natural que no nos damos cuenta de que existe.

Es posible que eso mismo nos pase con la fe. La recibimos como un regalo que nos hace el Espíritu Santo, de tal forma que forma parte de nuestra vida.

La fe es la luz espiritual que nos permite conocer a Dios si necesidad de verle o palparle. La fe es la seguridad de contar con el Amor de Dios, no porque lo merezcamos, sino porque ha querido hacernos ese regalo.

Pág. 2 de 2

2
Próximo
Fin