Junio Julio 2008

Jesús orandoAtrévete a orar. Es la aventura más fascinante del creyente. Cuando una persona despierta a la fe, lo primero que empieza es a orar. Es que la plegaria está en el corazón de la experiencia religiosa. La oración y la fe van juntas, se acompañan y se nutren entre sí. Si aumenta la fe aumenta también la oración.

La oración es un don, una gracia que hemos de pedir continuamente. Pide el don de la oración, estoy seguro que el Señor te lo dará. La oración es muy frágil, si nos descuidamos se cae al suelo y se hace añicos. ¡Cuántos hombres y mujeres después de muchos años se han cansado de orar. “Señor, enséñanos a orar”. Esta es la súplica de todo creyente. Danos, Señor la perseverancia en la oración.

ColoresMes de Junio en la pequeña Nazaret. El fin de curso se acerca y las temidas notas también. María lleva un tiempo un tanto inquieta. Jesús desde que empezó la ESO ha cambiado. De hecho la última vez que fue a hablar con los profesores salió muy preocupada. El claustro no entiende muchas de las cosas que hace y dice. Unos lo achacan a la edad, otros que necesita atención psicológica y María... la pobre María no sabe qué hacer. Ella que acostumbra a guardar y a meditar  las cosas de su hijo en lo más profundo de su corazón, teme que con las notas de este año no pueda hacer lo mismo, y José se entere y  se enfade de verdad...

CIENCIAS DE LA NATURALEZA: Únicamente presta atención cuando entra en contacto directo con la Naturaleza. Le encanta las salidas al campo. Es entonces cuando se transforma, le interesa todo: las semillas, el tiempo de cosecha, la vendimia, los animales, los árboles y sus diferentes frutos... En cuanto al laboratorio, tiene ciertas manías que esperemos desaparezcan con el tiempo, y es que se pasa la hora transformando líquidos.

Papel arrugadoExisten en nuestro entorno personas que, por alguna razón desconocida, se pasan la vida malhumoradas y dispuestas a encararse con todo aquello que no les es de su agrado.

Hace como un mes, estaba paseando a mi perra como acostumbro hacer todas las mañanas.

Al acercarme al kiosco dónde suelo comprar el periódico, una mujer al verme con mi pastora alemana en la puerta me miró con cara de pocos amigos.

Al querer entrar las dos en el pequeño establecimiento, se ve que no era de su agrado la presencia de  mi perra en el lugar y comenzó a increparme como si fuera una criatura a la que sintiera la tremenda necesidad de reñirle por un mal comportamiento.

San Antonio de PaduaSan Antonio de Padua  se llamaba Fernando, nació en Lisboa, y era español. Adoptó el nombre de Fray Antonio cuando ingresó en los franciscanos, a los 30 años de edad. Se le llamó de Padua porque allí vivió y allí fue enterrado.

Y fue español porque Lisboa pertenecía a España cuando él nació. Coimbra, donde estudió, era dependiente del Reino de León. San Antonio hablaría siempre de España como patria suya.

Nació el 15 de agosto de 1190, día de la Asunción de  la Virgen María. Fue bautizado el 23 de agosto, a los ocho días de su nacimiento, con el nombre de Fernando Martín, éste segundo nombre el de su padre. No se le puso Fernando en honor de ningún santo, pues no se había canonizado a ningún Fernando, el primero lo fue el rey Fernando III, el que no nacería hasta el año 1217.Fernando tuvo una hermana a la que le pusieron el nombre de María.

CerealesLuego un labrador dijo: “Háblanos del trabajo.”                                            
    Y él respondió:
    “Trabajáis para ir al ritmo de la tierra y del alma de la tierra. Mas yo os digo que cuando trabajáis, cumplís una parte del más remoto sueño de la tierra, una parte que os fue asignada a vosotros cundo el sueño nació. Y trabajando estáis en verdad amando la vida.
    Que todo conocimiento es vano cuando no hay trabajo.
    Que todo trabajo es vacío cuando no hay amor.
    Porque cuando trabajáis con amor estáis en armonía con Dios, con los demás y con vosotros mismos.
    Y, ¿qué es trabajar con amor?
    Es sembrar con ternura y cosechar con alegría, como si el ser más amado por vosotros fuera a alimentarse con los frutos.”

                                                      Gibrán Khalil Gibrán

Pág. 2 de 2

2
Próximo
Fin