Octubre 2009

La muerte y la vida para siempreAl recordar, el día 2 de noviembre, a nuestros seres queridos, que partieron para la casa del Padre, junto con  nuestra añoranza de su presencia, los creyentes tenemos una visión optimista y esperanzada ante la muerte.

El deseo de vivir eternamente es una aspiración profunda de cada hombre, como lo han dicho muchos filósofos, escritores, los artitas,  poetas, los enamorados, y  como lo siente cada persona. El hombre se rebela ante la muerte, porque está hecho y tiene sed de eternidad.

El Evangelio es una respuesta a ese sentimiento esencial en la persona; es un mensaje lleno de novedad.

Jesús, muerto en la cruz y Resucitado, es una  buena noticia transmitida por los apóstoles y por la Iglesia. 

¿Los santos unas personas raras?“Después vi una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos” (Ap 7,2 - 4,9-14).

En la festividad del 1º de Noviembre la Iglesia mira esa muchedumbre de personas, de cualquier clase y condición, que han vivido como santos y viven para siempre.

Señor, haz de mí una parábola Sal del mundo: que me convierta en gourmet del reino,
añadiendo a la vida de cada día el único ingrediente
que conserva en su totalidad todas sus propiedades: Dios. (Mt 5, 13)

Luz de las gentes: que nadie pase por mi vida sin contemplar
el enorme voltaje de paz, amistad y amor
que Tú has encendido en mí. (Mt 5, 14-16)

Cimiento sólido: que las inclemencias y las adversidades de cada día
no permitan echar abajo la gran obra
que Tú estás construyendo en mi vida. (Mt 7, 24-27)

Tocar el cieloHemos comenzado el curso de confirmación y tras varias reuniones en las que hemos hablado de temas muy interesantes, una sensación agridulce ha resonado en estos días dentro de mí.

Para mi sorpresa a pesar de tener un grupo muy numeroso de 15 chicos alegres y comprometidos, a pesar de estar en la mejor época de sus vidas, con 17 años todos ellos, manifiestan no tener esperanza ante la vida que tienen por delante.

Expresan un pesimismo impresionante ante la sociedad, ante los proyectos de futuro; la queja es su respuesta continua ante cualquier situación e incluso ante su valía personal.

San Juan Bautista de la Concepción Estamos orgullosos de nuestro pueblo, tenemos dos santos muy importantes: Uno, “El Maestro” y otro, “El Reformador”

Pero no sólo hay estos dos santos; no sólo son santos los que canoniza la Iglesia; hay otros anónimos; muchos, la mayoría, que no son reconocidos ni puestos en los altares. Estos son: los que trabajan por  y para los demás; por y para los pobres- los necesitados-, sin pedir nada a cambio; son personas que están siempre amando y ayudando y con una sonrisa en los labios.

Y todo eso, lo hacen desde un amor muy fuerte, muy fuerte a Dios.

Derecho a vivir Me llamo María y tengo 14 años.

El pasado 17 de octubre estuve en Madrid en la manifestación por la vida y fue una experiencia estupenda que nunca olvidaré.

Las calles estaban llenas de familias, con niños de todas las edades, acompañados de abuelos y amigos.

Pero, sobre todo, había muchos jóvenes, especialmente voluntarios, nos dijeron que más de 1200, que cantaban, bailaban, animaban en la espera y ayudaban a todo el que lo necesitaba.

La noche del sentidoEs un yo no soy yo. Y un ir perdido.
Y un encontrarse dentro de un consuelo que punza con la fuerza de un flagelo
que hiriera sin herir lo que has sentido.

 Y es convencerme y no estar convencido
de que un ansia ---no sé de qué ave en celo
que ser parece el alma— mueve el velo
que oculta lo que nunca he comprendido.

Más artículos...

Pág. 1 de 2

Inicio
Prev
1